Delito de estafa: Todo lo que tienes que saber.

  Con el revuelo de las redes sociales o el gran poder adquisitivo de la sociedad que permite tener acceso a la tecnología de forma fácil y rápida puede ser un blanco fácil para atacar, aunque la estafa no solo es cometida a nivel cibernética, actualmente es uno de los principales factores. Esto se debe a lo débiles que suelen ser algunos portales oficiales que con un trabajo de descifrado de código se puede filtrar información importante de los usuarios.

  Como toda penalidad amparada por la ley, una estafa es considerada un delito que a pesar de no agredir de forma física (en ocasiones) se agrede de forma mental y hasta la privacidad de información de las personas. Por esta razón, y siendo un tema bastante interesante, te presentamos todo lo que tienes que saber sobre las estafas, como funcionan, y como es penalizada la misma.

¿En qué consiste una estafa?

  Una estafa no es más que el hurto de algo, es decir, puede ser de forma monetaria, informática o hasta física. Cuando se adquiere algo por la web, por ejemplo, muchas de las plataformas pintan el producto como algo magnifico algo que sin dudas vale la pena tener, pero al realizar la compra resulta que es todo lo contrario, este se considera una estafa.

  Un poco más técnico, una estafa es aquel hurto que se realiza mediante el engaño con el objetivo de perjudicar bien sea propio o ajeno. La estafa es una acción realizada en años anteriores, donde para obtener beneficios (normalmente monetarios) envuelven a la víctima hasta lograr su cometido.

  Un tipo de estafa muy común actualmente es la realizada a través de la web, aquella que mediante la clonación de páginas oficiales pueden lograr el filtrado de información y posteriormente venderla como paquetes de datos. Estas clonaciones no solo ocurren en páginas webs, también puede ser utilizada para intervenir un teléfono móvil o usurpar la identidad de alguna persona e incluso organizaciones conocidas.

Tipos de estafas más conocidas:

  Infinidades son los tipos de estafas existentes, sin embargo existen unas que por más que pase el tiempo siguen estando latentes en nuestra sociedad, algunas de ellas son:

Cobro de deudas:

  En este tipo de estafas resalta la usurpación de identidad, aquella que se da mediante la filtración de datos legítimos de una organización o persona y posteriormente realizar actividades ilegales bajo su nombre. En caso de estafas por cobro de deudas, cosiste en una ardua investigación de usuarios dentro de una gran base de datos y donde los ciberdelincuentes se hacen pasar por representantes oficiales de departamentos de cobranzas con el objetivo de que los usuarios realicen transferencias bancarias.

Usurpación de conocidos:

  Realizado el mismo procedimiento de recopilación de datos como el tipo de estafas anterior, las estafas por usurpación de identidad hoy en día es uno de los más comunes y consiste en clonar la información personal de una persona y acudir a conocidos de esta para solicitar préstamos y otros. Siendo información completamente verídica a las victimas le otorga confianza y ceden a proporcionarle los datos o cantidad que estos deseen.

Sorteos o premios:

  Este resulta ser un tipo de estafa que logra mayor alcance a nivel mundial, ya que es organizado mediante el envío masivo de SMS y por medio de enlaces de páginas web acceden a la información de usuarios que le aportan confianza al mismo. Con tan solo acceder o descargar una aplicación en tu móvil fraudulenta, los delincuentes pueden tener acceso total a los datos y hasta clonar el dispositivo.

  Por lo general este tipo de mensaje de texto expresa que se ha ganado algún premio o haciéndose pasar por alguna empresa reconocida ofrecen sorteos fraudulentos pero que para acceder al premio en ambos casos usualmente deben llenar un formulario de datos, es allí donde ocurre la transferencia masiva de información y el usuario ni cuenta se da.

Estafa como delito penal.

  En teoría, las estafas consisten en lucrarse de una persona por medio del engaño y donde se pueden ver envueltas acciones publicitarias, personales o de superación laboral con el fin de aprovecharse de la ingenuidad de las víctimas y acceder a datos personales y bancarios de la misma. Esta sin dudas es considerada como un delito penado por la ley, de acuerdo al tipo de estafa cometida:

 En caso de ser estafa por usurpación: haciéndose pasar por un ciudadano o en casos mayores una empresa consolidada en el país. El código penal establece que un delito de estafa es condenado en un rango de tiempo de prisión de 1 a 5 años. En caso de las leyes españolas, siendo un poco más específico condenan el delito de estafa en un rango de 6 meses a 3 años de prisión, este puede ser aumentado si el estafador adquiere transferencias sin el consentimiento de la víctima.
 Si la estafa contiene delitos adicionales organizados: en caso de juegos de loterías, sorteos, manipulación ilegal de la tecnología, trámites migratorios, estafas telefónicas, estafas bancarias, estafas piramidales entre otros. El estafador es condenado a un lapso de prisión entre los 6 meses y 3 años, de acuerdo al nivel del delito cometido.

Lo cierto es, que mientras se burle la generosidad de las personas y sean utilizadas con el objetivo de arrebatar sus activos, el código penal de cada país puede realizar justicia otorgándole culpabilidad al sujeto de forma inmediata si son sólidas las pruebas.

¿Cómo evitar ser víctima de estafa?

Un aspecto primordial es no brindar confianza a desconocidos de buenas a primeras, los entes de seguridad recomiendan solo hacer transacciones en equipos y con personal de confianza con la finalidad de resguardar sus datos. Además, distintos navegadores webs cuentan con un filtro de seguridad que no permite guardar ningún tipo de datos si no se desea, así como también el uso de navegador incognito que imposibilita el almacenamiento de caché o historial.

Otras consideraciones a tomar en cuenta para no ser víctima de estafa:

 Eliminar mensajería o correos electrónicos que no se sepa el origen de procedencia, aquellos que por un mal presentimiento se sienta inseguro es mejor eliminarlo hasta incluso de la papelera.
 Evitar colocar datos personales o bancarios en plataformas no oficiales o de dudosa procedencia, si estas son fraudulentas pueden estar construidas en forma espejo y filtrar la información introducida.
 Tener en cuenta que, las entidades bancarias por ningún motivo solicitarán información clasificada a sus usuarios como contraseñas, preguntas de seguridad y otros. Ni mucho menos realizan estos procesos mediante mensajes de texto o llamadas telefónicas.
 Utilizar los navegadores web que son considerados de confianza, en tal caso que no sea posible se puede utilizar la versión incógnita para evitar que almacene el historial o caché de la aplicación.
 No precipitarse con propuestas de negocios con alto nivel de rentabilidad en poco tiempo, este tipo de propuestas normalmente son fraudulentas y más cuando para entrar es necesario realizar una inversión.
 Evitar el pago por adelantado de algún trabajo o servicio mientras no exista un aval legal que le aporte credibilidad al negocio.
 En caso de caer en alguna propuesta maliciosa recibida por compañías conocidas, llamar a esta y verificar si de verdad se está realizando tal proceso mediante redes sociales o mensajería tradicional.

.

.

Las denuncias de otros usuarios estan cargando...
OK | Más información | Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.