Estafa Procesal Conoce en qué consiste este tipo de delito y como es penado según la Ley.

  Siendo el termino estafa aquel que mediante un escenario fraudulento envuelve a su víctima con el objetivo fijo de obtener información o lucrarse monetariamente de bajo términos de engaño, se encuentra subdividido en categorías, aquellas que de acuerdo a su nivel de gravedad pueden ser penadas de manera distinta ante una corte judicial.

  Es importante destacar que todo tipo de estafa (siendo hasta el más mínimo nivel) es penado por la Ley, y en caso muy específico de estafas procesales cuentan con una sentencia muy particular y la elaboración de esta puede ser de gran interés. Para este segmento y bajo la realización de un estudio, destacaremos en qué consiste una estafa procesal, como puede ser llevada a cabo, la sentencia que puede otorgarse si esta se comete y otros puntos importantes definidos a continuación.

¿Qué es una estafa procesal?

  En términos judiciales, una estafa procesal es aquella que conforma uno de los subtítulos del concepto de estafa y que además se encuentra presente en el Código Penal dentro de las defraudaciones. Este delito es cometido cuando personajes dentro de esta área son capaces de manipular pruebas que se encuentren dentro de un proceso judicial abierto para provocar una sentencia a favor ante un juez, con el objetivo de provocar perjudicarían en intereses del oponente.

  El delito de estafa procesal surge con la aplicación de forma maestra de engaños para poder alterar evidencias y declaraciones para generar confusiones en la sentencia dictada por un juez, este tipo de engaños es realizado sin mirar a los posibles afectados sin embargo siempre tiene como objetivo aumentar activos monetarios del sujeto o conjunto de sujetos que realicen este tipo de fraudes.

  Este tipo de delitos se encuentra amparado por el artículo 250.1.7º del Código Penal, y se encuentra castigado   con pena de prisión de uno a seis años más la cancelación de una multa de seis a doce meses. Sin embargo, si es cometida una estafa procesal y recaen en bienes de primera necesidad como es el caso de viviendas y otros bienes amparados por la utilidad social, la sentencia en este caso puede variar de cuatro a ocho años de prisión y hasta 24 meses de cancelación de multas, según lo establecido en el artículo 205.2 del mismo Código.

  De manera citatoria, el artículo 250.1.7 establece que “Se cometa estafa procesal. Incurren en la misma los que, en un procedimiento judicial de cualquier clase, manipularen las pruebas en que pretendieran fundar sus alegaciones o emplearen otro fraude procesal análogo, provocando error en el juez o tribunal y llevándole a dictar una resolución que perjudique los intereses económicos de la otra parte o de un tercero.”

  Mientras que el artículo 250.2 establece que “Si concurrieran las circunstancias incluidas en los numerales 4.º, 5.º, 6.º o 7.º con la del numeral 1.º del apartado anterior, se impondrán las penas de prisión de cuatro a ocho años y multa de doce a veinticuatro meses. La misma pena se impondrá cuando el valor de la defraudación supere los 250.000 euros.”

¿Qué actores están presentes dentro de una estafa procesal?

  Toda estafa parte de una misma iniciativa que es la manipulación de sus víctimas para obtener algún beneficio, bien sea informativo o monetario, en caso de una estafa procesal, es necesario que cuente con la presencia de diversos actores para poder ser considerada una.

 Actor intelectual (Activo): Este es el sujeto que idea la estafa, aquel que por medio de manipulaciones puede alterar evidencias, declaraciones e incluso pruebas físicas con el fin de poder obtener una sentencia errónea a favor de una corte.
 Actor victima (Pasivo): Este resulta ser el individuo engañado con la plantación de falsas pruebas, este actor siempre es el operador judicial aquel que mediante el conocimiento de falsas evidencias y declaraciones dicta una sentencia errónea.
 Actor perjudicado (oponente): Es aquel sujeto del otro lado del caso, aquel que por la manipulación de información puede obtener la condena perdiendo el juicio de forma injusta.

Elementos presentes dentro de una estafa procesal:

  Debido a que el delito de estafa procesal se encuentra incluido en los delitos contra el Patrimonio y no dentro de los delitos en contra la Administración de justicia, es necesaria la presencia de algunos elementos típicos de una estafa con especificaciones particulares que la conviertan en una procesal de modalidad agravada. Dentro de estos se encuentran:

Existencia de engaño:

  El nivel de engaño en este proceso debe ser uno considerado de alto nivel y además es una característica esencial y que en estos casos se producen dentro de un proceso judicial ya iniciado.

Manipulación capaz de cambiar una sentencia:

  La solidez de este tipo de estafa debe ser tan convincente que no genere ningún tipo de sospechas que haya involucrado manipulación errónea de la información. Este engaño debe ser tan capaz de burlar el conocimiento de un juez que en oportunidades anteriores haya estudiado el caso.

Planteamiento de obtener una sentencia en específico:

  Toda estafa procesal se lleva a cabo para obtener un objetivo, este es definido en la sentencia que un juez vaya a dictar. Para poder considerarse la estafa de este tipo, es necesario que en el momento de dictar el veredicto, este coincida con la razón del porqué ha sido manipulada la evidencia.

Querer perjudicar a un tercero:

  Si no existe un actor afectado, no se considera estafa. El juez siendo el actor engañado no aplica en este caso porque lógicamente está otorgando su sentencia de acuerdo a evidencias y declaraciones. Sin embargo, el contrincante en estos casos sería el perjudicado y que con fines de lucro el estafador inculpa con información errónea a su víctima para poder obtener ganancias.

Estafa procesal vs Fraude procesal:

  Aunque suenen a términos bastante similares no resultan ser lo mismo y muchos usuarios tienden a confundirlos. Un fraude procesal puede existir en un ámbito mucho más amplio, siempre y cuando en un proceso alguna de las partes emplee medios alterados y engañosos con el objetivo de influenciar de manera negativa que el juzgador en este caso pueda originar una sentencia injusta.

  Mientras que para una estafa procesal, es considerada cometida cuando este tipo de conductas estén inspiradas con fines de lucro y además, pueda perjudicar a nivel patrimonial a la otra parte. Estos dos términos son basados en acciones propias de estafa y otras posibles infracciones contra el patrimonio de la víctima tales como robos, apropiaciones ilegales, entre otros.

  En conclusión, resultan ser bastante similares los dos términos pero la diferencia radica en que cuando se trata de fraude procesal no se realiza con fines de lucro personal pero si se perjudica un tercero. Mientras que para la estafa procesal, se perjudica un tercero mediante falsas acusaciones y se lucra monetaria o popularmente el actor.

.

Las denuncias de otros usuarios estan cargando...
OK | Más información | Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.